domingo, 8 de noviembre de 2009

Llamadas telefónicas


“Un apunte curioso: a Tony le encantaban las películas pornográficas y solía ir en compañía de Anne, a quien nunca antes, por supuesto, se le había ocurrido visitar un cine de este tipo. De las películas pornográficas le chocó el que los hombres siempre eyacularan afuera, en los pechos, en el culo o en la cara de sus compañeras. Las primeras veces sentía vergüenza de ir a esta clase de cines, algo que no parecía experimentar Tony, para el cual si las películas eran legales uno no debía sentir ningún tipo de pudor. Finalmente Anne se negó a acompañarlo y Tony siguió visitando estos cines solo. Otro apunte curioso: Tony era muy trabajador, más trabajador (de lejos) que cualquiera de los otros amantes que Anne había tenido en su vida. Y otro: Tony jamás se enfadaba, jamás discutía, como si considerara absolutamente inútil tratar de que otra persona compartiera su punto de vista, como si creyera que todas las personas estaban extraviadas y que era pretencioso que un extraviado le indicara a otro extraviado la manera de encontrar el camino. Un camino que no solamente nadie conocía sino que probablemente ni siquiera existía.”


Roberto Bolaño. Llamadas telefónicas. Barcelona: Anagrama, 1997. 204 pág.

5 comentarios:

Glennis dijo...

Elegant lady.

verdial dijo...

Tiene que estar interesante la historia de Tony. Seguro que merece la pena leerlo.

Un abrazo

Meryone dijo...

amamos a bolaño, claro

besos

Tesa dijo...

Hola, Tara, empecé con "Tres novelas" y no pude con él. Sus fans me han dicho que tengo que empezar con Bolaño por sus detectives salvajes, y que ya no podré prescidir de él.

Voy a intentarlo.

Besos,

Bohemia dijo...

me apunto este libro...

un besote