sábado, 17 de octubre de 2009

Amasando fotos


Sondrina, inefable asistenta donde las haya, ha decidido ampliar horizontes apuntándose a un curso de fotografía experimental.
Pasarse las horas enteras disparando su cámara de estraperlo por las anchuras de mi hacienda, sin más oficio ni beneficio que 4 desenfoques obturados por la tierra del camino, no tiene precio.

Ayer se metió en la cocina y se dedicó a instantanear (la RAE se hace cruces, lo sé) la caída de un huevo sobre la harina.
En vez de amasar el pastel que prometió, arrasó con dos incautas docenas de cascarones.

Me niego a seguir costeando sus caprichos, que quede muy claro; pero, además, no acabo de verla en su nuevo rool de chacha-foto-reportera.
Quizás si practicara más con su novio (que para algo lo tiene) y menos conmigo (que me anda todo el santo día detrás, con el flash de los bemoles), le encontraría su gracia…

aunque fuera escondida en el interior de un botijo de cuello corto, vestida con mantilla y peineta en un tendido de sol, o si me apuras, de estriper en la comunión de sus sobrinos!!!

Fotografía: Cráter en Marte

6 comentarios:

C. Chase dijo...

¡Y lo tenía!

Pero los Tiempos Modernos se lo han llevado por delante con su avance imparable y destructivo.

cruasan costa superossssssea dijo...

queremos blog con las ¿delicias? fotografísticas (venga cruces muahahahaha) de Sondrina

Pablo dijo...

pues tendremos q1ue ver las fotografias no?

Tara dijo...

Bueno, miraré de robarle alguna instantánea más pero me niego a montarle un blog entero para ella sola y sus circunstancias fotograferas.

(en la RAE no paran de revolverse)

Tesa dijo...

Ojo con esta afición de Sondrina, se convierte en vicio y al final te llevas la cámara hasta el WC y no precisamente para limpiarlo, porque hasta las manchas te provocan artísticamente, no te digo más.
Espero impaciente alguna foto más.

Ah, sigo los acontecimientos de choriceo de Sta Kemola con mucho interés.

Besos, Tara

Ramón Arbe dijo...

Que envidia, poder “Instantanear”
un cráter de la luna o de Marte,
un charco en una cueva,
una bacteria, un poro de la piel,
un…
En la intimidad de la cocina.

Como me gustaría intentarlo.

Eso si después de amasar el pastel,
mientras se hornea, y sin perseguir a nadie,

Para recrear un desierto…
¿Cuánto pan rallado me haría falta?
¿Qué necesitaría, para una nebulosa?
¿Y para un reino?

Que envidia, yo quiero “Instantanear”
como Sondrina.