sábado, 17 de abril de 2010

Libros, sólo libros


La noche del oráculo, cuando colgaba de mis labios La rosa de plata, me regalaste los oídos con El misterio de la carretera de Sintra.
La ciudad de cristal, donde residía tu fantasía, me hizo recalar en Nuestros antepasados, almas desvencijadas que siempre repetían la misma canción: Viajar es muy difícil.
Y aún así, La sombra del viento me provocó Estupor y temblores que tú deshiciste con un beso.

Si conservaras El diccionario de Lemprière sabrías que El puerto de los aromas, alojado al fondo de tu piel, no puede distinguir la Seda de tus ojos, La estrella distante que brilla en tu corazón.

Marina, susurraste, Hay quien prefiere las ortigas; pero si Un año en el paraíso no te hace feliz del todo, con El lápiz del carpintero dibujaré sólo para ti La llave de los jardines floridos que perfuman los Cuentos de la Alhambra.

La mujer que esperaba, aquella que infeliz era La reina en el palacio de las corrientes de aire, descubrió El secreto de los flamencos, me repites sin descanso… Historias de Londres, una tras otra, que apuestan en El juego del ángel ápices de un misterio aún por resolver.
La sombra del águila, encaramada en la rota cornisa, no tiene Nada que hacer ante Nosotras que nos queremos tanto

Calla, no digas tonterías niña. Ven y dime cómo vives; ríe, canta, sueña. Y en la arena seca del reloj busca la Crónica del pájaro que da cuerda al mundo.






Bienvenido a la experiencia BOOK!

10 comentarios:

Tara dijo...

Derrame cerebral surcado de títulos.
Mundos en los que he perdido vista y he ganado sabiduría.
Aún gracias que la lista es infinita…


Ah, y no os perdais la experiencia BOOK!!

Manel dijo...

Desde este lado del río, INVISIBLE, tu cuerpo de mujer, como EL HOMBRE INQUIETO, sitiando un revoloteo interior como en LA NOCHE DE LAS MARIPOSAS, me acerco a ti desde EL CUARTO OSCURO DE DEMOCLES una vez más, transformas tu voz escrita en UNA TEMPESTAD agradable deslizando brillantes gotas de agua sobre LA CASA DEL PROPOSITO ESPECIAL, ahora, ya no te leo como una desconocida alejada en EL FIN DEL MUNDO Y DESPIADO PAIS DE LAS MARAVILLAS, sino como la vecina amiga, esa gotera en la azotea que, SI LOS MUERTOS NO RESUCITAN, vas renovando tu goteo de una forma original no rara, sino excepcional, como LA EXTRAÑA DESAPARICIÓN DE ESME LENNOX.

(Hubiera quedado más "saltamontes" dejar las mayúsculas en cursiva, negrita o coloreando las letras, pero en este recuadro mi ignorancia se suma a esta realización o deseo)

Pablo dijo...

buen recorrido. en algunas veredas coincidimos
abrazos

Tesa dijo...

Un universo mágico, tan mágico como el título que cierra este recorrido de letras y mundos, nada menos que " El pájaro que da cuerda...

Adoro los libros de todas las clases, aunque en el top en mi lista estarían las novelas densas, éxoticas y surrealista, todos me interesan, al lado del ordenador me espera "La proporción Aurea" un libro enigmático lleno de fórmulas matemáticas o la fotografías de Doisneau en un puro blanco y negro...

... o al lado del sofá "Catarsis sobre el poder curativo de la belleza y el Arte" que estoy a punto de terminar...

en la mesilla la Alicia de Murakami y "Hacia el amanecer" un padre relata cómo es que tu hija se vuelva loca de repente a los 15 años...

Libros, siempre libros.

Gracias por ese poema de azules, celebrando los azules de mi siamesa favorita.

Un beso, Tara.

DOLORES dijo...

Una pasión, la lectura, cuán mendigo devora un trozo pan. Aún así, no llego a tanta sabiduría, mas el amor, la pasión, la aventura, la intriga, la aventura y un alto relato de emociones y situaciones prefiero vivirlas que leerlas. Gracias por ese recorrido.

verdial dijo...

Espectacular este collage que nos traes de maravillosos títulos (la mayoría los he leído), con los que formas el texto. Dice mucho de ti.

Un abrazo

C. Chase dijo...

Agitado, no mezclado. Qué clase.


Casi tanta como Carlos Wieder.

Ramón Arbe dijo...

Casi no me atrevo a decir nada,
he tardado un poco en darme cuenta,
que las letras azules,
son títulos de libros.
Casi no me atrevo a decir nada,
porque no he leído ninguno.

Aunque he tenido la impresión,
de haberlos leído todos,
de haber sido invadido,
por una ecuación perfecta,
de ideas de colores, de tiempos remotos,
de viajes, de miedos, de animales, de mar
de vientos, de magia, de mujeres, de paraíso…

Una ecuación perfecta de letras.

“Un universo mágico”,
“agitado, no mezclado”.

Vagabundo de la Red dijo...

Los libros están bien, es mejor que no sean muy gordos y que no tengan tapas duras, pesan mucho, los pequeños, los apretados, los que están llenos de letras, son más manejables.
Son la mejor defensa, en cualquier situación que te plantee la vida, lo digo por experiencia.
Yo, siempre llevo uno encima, cubriendo mi pecho, me quita parte del frió.

Ramón Arbe dijo...

Me había prdido, la experiencia Book!

Impresionante, ese tipo de gafas es un profeta, de una religión minoritaria, pero un profeta al fin y al cabo.
Me apunto a su religión, por encima de otros dioses.

Ya sólo falta, que los Books escritos solo con una mano, con tachones, florecitas y borrones, sean 100% reciclables.

Eso sería el paraiso.
Sin dioses.

Impresionante, le daría un abrazo.