viernes, 3 de febrero de 2012

Se acabó

Hoy hemos enterrado a mi padre.

4 comentarios:

German Buch dijo...

Tara;

Lamento, siento el vacío en la ignorancia de tu tiempo, ese tiempo desvivido en la vida robada a tu papi.

Que sea por este medio, que sea por tu “se acabo”, reflejando el amargo titular en este espejo es el duelo más sentido y frustrado que deja fría mi mano estrechando la ausencia de tu mano, el abrazo en tu cuerpo abrigando un dolor. El dolor que deja el vacío de un ser, más que querido, la bondad de un padre, tu padre; tu sangre.

A casi un año de aquellos paseos al hospital, cuando Él se dopaba de su oxigeno en vida, armándose un lío con los tubos, la botellita de agua y los sofritos de Arguiñano, y tú le dabas a la lectura.

Todo eso y más de nuestra ignorancia se acabó; Él tomó tus lecturas que, a buen seguro, seguirá liándose mientras lee lo que tú ya leíste, pero como ayer, Él seguirá pasándoselo bien. Seguro.

Lo siento, lo siento mucho. Mi abrazo quiere abrigar tus frías horas en su adiós.

Ramón Arbe dijo...

Te queda su sonrisa, 20.000 leguas y más.
Lo siento mucho Tara, se que es un dolor dificilmente compartible, me gustaria poder dejarte mi hombro para descargar la rabia y el sufrimiento, para activar ese recuerdo que se irá imponiendo.

Un fuerte abrazo

madison dijo...

Vaya me ha dado un vuelco el corazón.
Lo siento mucho Tara, de verdad que lo siento mucho.
Qué poco se decir en situaciones de este tipo.
Un abrazo, con todo mi cariño

Cordura dijo...

Siempre llega, el día que no debería llegar nunca,
el del vacío en la butaca del salón,
el del zumo de naranja sin dueño,
el de la sonrisa sin espejo.

Siempre llega el final de aquel verano,
de aquel coche lleno de trastos,
de aquellas noches sin sentido,
de aquel ir y venir de consejos,

Siempre llega...

Siempre llega aunque nadie lo llame,
el susurro del descanso,
el aliento de quien sabe que ya esta todo hecho,
la mirada perdida del final del sufrimiento.

Siempre llega la vida de la vida,
en su momento,
el gran abrazo sin besos,
la eternidad.

Siempre llega...

Aunque lo esperemos, aunque intentemos detenerlo,
siempre llega, inexorable, siempre llega,
nuestro momento de exigir el recuerdo.

En una butaca de un verano, o en un zumo de naranja.

Vivo lo que la vida me deja vivir,
Quiero dejar vida detrás de mí.

Desde mi butaca.....

Esta noche estoy viendo, no se si en el cielo o en el infierno,
“Que bello es vivir”

Entre mareas