miércoles, 24 de diciembre de 2008

Con unos cuantos microondas...

Mi amigo George, entretenido en contarse los mocos desde que empezó la crisis económica, me envío hace unos días una felicitación navideña un tanto particular.
Se la enseñé, cómo no, a mi inestimable Sondrina y, haciendo sonar de manera escandalosa toda la chatarrería que lleva colgando de muñecas y dedos (sólo comparable a los millones de adornos que decoran todos los edificios del Recorte Británico juntos), me dijo que los microondas eran de su primo.
Y es que resulta que, el avispado Nicolaii, se dedica al estraperlo de pequeños electrodomésticos allá por su tierra (que sigo sin saber muy bien dónde se localiza pero que tampoco importa mucho, más que nada por cuestiones de seguridad personal).

En fin, que un triste árbol no nos impida ver el magnífico bosque.
Luces sincronizadas con relojes digitales, para calentar cafés a cualquier hora o tazones de caldo en las madrugás resacosas…





¡¡Feliz Navidad!!

2 comentarios:

Sondrina dijo...

dobro, lijepo, jeftino....
dobro, lijepo, jeftino....

todo bien, aa? makinas buenas.

fílis náfidda!!

Miguel dijo...

... Acabo de recibir
un bonito regalo
que te devuelvo en forma
de tierno y diario abrazo