domingo, 1 de marzo de 2009

Sobredosis de sugus

Quien diga que los sugus no son alucinógenos, miente como un bellaco. Y quien piense que el camino a casa, para un enano normal y corriente, será un lecho de rosas, es que no tiene ni pajolera idea... ¿cuándo se han visto rosas en el bosque?

[Acabados los limones y los naranjas, por su aporte de vitamina C, hay que seguir por los azules y los frambuesa.]

Mientras leemos cómo la luna entra en la casa 4 para los nacidos Libra, y cómo Marte se acopla con Venus para no desquiciar del todo a los Cáncer, llegamos al postrero sugus, sólo ante el peligro desde que Capricornio, aprovechando la reverberación que provoca su estruendosa carcajada y el derramamiento de sangre procedente de nuestros pobres tímpanos... Carpricornio, digo, trincó el penúltimo con uno todavía enganchado en el paladar.
La sola visión de este huérfano nos hizo ver al enanito.


De los cuatro que vamos a la terapia de grupo, la mitad quería que el desgraciado saltara las piedras, los matojos y las setas venenosas, siempre en línea recta y sin pasar por la casilla de salida.
Yo hubiera tirado por el camino más largo para disfrutar del paisaje. Pero Acuario insistía en la idea de que nos estaban engañando, que aquella casa era una trampa mortal y que debíamos hacer entrar en razón al enano aunque fuera a golpes.
"¿Os habeis dado cuenta de que las piedras tienen ojos?", decía con los ojos inyectados en glucosa. "Y las setas se colocan en 2-3-3-2 para confundir los sentidos. ¿Y dónde está el humo? Si fuera realmente su hogar, alguien estaría cocinando..."
La perorata ya no se entendía. Los espumaracos escapados de su boca hacían imposible seguir su razonamiento deductivo. Al final, sin horóscopos que leer ni caramelos que echarnos a las fauces, levantamos el campamento hasta la próxima sesión.

Si estais aburridos y la Play ya no os motiva, dedicaros un rato a las infraestructuras viárias y ayudad al enano, él os lo agradecerá.

3 comentarios:

ALOMA69 dijo...

Creo haber encontrado el camino sin necesidad de colocarme con ningún sugus, bieeennnn!!!!!

Saludos!!!!!

Tesa dijo...

La sobredosis de sugus tienen un efecto deslumbrante en tu caso.

Me gustó el relato con ese toque surrealista y la terapia de grupo y esas piedras inquietantes que te miran y ese enano que tiene demasiados caminos para volver a casa y lo que más te despita es la pregunta...

Besos, Tara

Tara dijo...

derecha
derecha
derecha
izquierda
derecha

ésta no es mi casa!!!!