domingo, 24 de mayo de 2009

Caniche en rosa

Se me ha colado un chucho en casa.
Desconozco a qué nombre responde; yo, por si acaso, le llamo Rosita.

¿Es hembra? ¡Y yo que voy a saber!

Sólo sé que le dices “Rosita, ven” y el chucho se mete debajo del sofá.
Le dices “Rosita, no te comas el verde” y el chucho arranca los cactus de raíz.
Yo pensaba que estos bichos eran carnívoros pero mi inquilino no le hace ascos al vegetal alimento.




Esta instantánea, sacada en un momento de debilidad, responde a lo que ha sido su estancia en casa hasta el momento. Si alguien lo reconoce, me alegro, siempre está bien tener amigos originales y variopintos.


¡Rosita, no muerdas el cable!
¡Rosita, te vas a quemar!
¡Rosita, sal de detrás del ordenador!

¡¡¡ROSITA!!!



4 comentarios:

dEsoRdeN dijo...

Ja, ja!! Pobre rosita. Es lo que tiene vivir al límite y fuera de las normas que nos imponen...

Sergio dijo...

Creo que necesitas que te reparen la azotea.

Si nos pillamos un pack nos sale más barato.

Tara dijo...

la azotea no, pero parte de la instalación eléctrica sí que necesita una mano... de lo que sea!!!

Rosita no ha finado del todo, sólo ha adquirido un extraño color a chamusquina y se ha quedado sin botón olfativo. La última vez que la vi seguía refugiada bajo el sofá, asustada por los gritos que profería una servidora ayer por la noche con los goles del PLETORICVS BARÇA!!!!!

dEsoRdeN, qué tal la vida por el Olímpico ROMANVS?

Tesa dijo...

Hasta la próxima limpieza a fondo, descansa en paz Rosita.

Ah, y lo que sí es muy fuerte, muy fuerte, Tara, es que veas esa cosa que llaman eurovisión.

Lo dejé de ver cuando salió Salome vestida de cepillo limpia-autos, repitiendo "vivo cantando, vivo soñando" y yo pensé, sí, debías estar totalmente roque cuando elegiste el vestuario.

Siempre me haces sonreir.

Besos, Tara