jueves, 6 de enero de 2011

La encuadernadora de libros prohibidos


“Y mi diversión me protegía, ya que a decir verdad me sentía algo incómoda por la situación a la que me enfrentaba. Para justificar mi rol de maestra encuadernadora en el obsceno submundo del comercio de libros, debía convencerme de estar dando forma de perla a la arena dentro de la ostra. Estaba convirtiendo algo horrendo en algo hermoso. Y, a veces, lo que era horrendo no me incomodaba ni me avergonzaba, sino que, de manera gentil o violenta, me confrontaba a mi propio horror, a mis entrañas ocultas por mi exterior duro e inmaculado y que tenía pocas ganas de confrontar. Mi educación y mis orígenes no me habían preparado para ciertas cosas, y me enfadaba tanto por mi ignorancia como por mi rápida adquisición de conocimiento, completamente contra mi voluntad y mis expectativas. Los libros me ilustraron sobre las extrañas especias y deliciosas frutas que yo no conocía, y leía palabras de amor pronunciadas por bocas afortunadas que habían probado sus jugos agridulces, palabras que me llevaban a los oscuros sótanos del pecado y me dejaban atormentada y confundida.”



Belinda Starling. La encuadernadora de libros prohibidos. Barcelona: RBA, 2010. 426 pág.

5 comentarios:

Tara dijo...

quiero empezar el año con este libro porque ha sido el gran descubrimiento de estas vacaciones

y como lo he acabado en el día de reyes, lo considero mi mejor regalo

madison dijo...

Pues creo que me gustará leerlo Tara, así que voy a buscar información sobre él. Otro más a la pila.
Un beso

Manel dijo...

No dices el tiempo de vacacional de tu descubrimiento. Debo interpretar que tus días de ocio vacacional han transcurrido final del 2010 con los primeros días del albor del 2011.
“La encuadernadora de libros prohibidos” es un libro de los catorce, que entre 1 de Enero y 6 de Enero, entraron en mi estante pendiente de leer, como los trece restantes.
La lección del libro me vino por la similitud de otro autor, igualmente fallecido antes de ver su obra publicada, me estoy refiriendo a John Kennedy Toole y su obra “La conjura de los necios”.
Belinda Starling tampoco pudo disfrutar en ver publicado su primer y único libro.
Igual que Belinda compartió momentos de felicidad y grandes alegrías con la juventud de Zululandia, espero disfrutar, como tú misma has disfrutado, con su lectura pendiente.

Igor dijo...

Buen fragmento, prometedor.
Sobre todo el final, me ha dejado con un punto de fascinación. Ya he olvidado esa magia de los libros, de cuando apenas tienes 14 años y descubres otros mundos.
Saludos

Ramón Arbe dijo...

A veces...

Me imagino encudernando libros, sin saber que son prohibidos.

Me imagino escribiendo,leyendo...

Algunas veces...

Me basta leer dos palabras,
si son para mi, las encuaderno,
no me importa el resto del libro.