miércoles, 11 de mayo de 2011

Ordeno y mando



“- Si un invitado muere repentinamente en su casa, sobre todo no avise a la policía. Llame a un taxi y pídale que les lleve, a usted y a ese amigo que se siente indispuesto, al hospital. El fallecimiento no será certificado hasta llegar a urgencias y de ese modo podrá demostrar, con la ayuda de testigos, que el individuo en cuestión murió por el camino. Gracias a lo cual, le dejarán en paz.
- Por lo que a mí respecta, nunca se me ocurriría llamar a la policía, sino a un médico.
- Da lo mismo. Están conchabados. Si alguien a quien no está demasiado unido sufre un ataque cardiaco en su domicilio, usted será el primer sospechoso.
- ¿Sospechoso de qué, si es un ataque cardiaco?
- Mientras no se demuestre que ha sido un ataque cardiaco, su apartamento será considerado el escenario de un crimen. Y no puede tocar nada. Las autoridades ocupan su domicilio y les falta poco para siluetear con tiza el emplazamiento de los cuerpos. Usted ya no está en su casa. Le hacen mil preguntas, mil veces las mismas.
- Y si eres inocente, ¿cuál es el problema?
- Usted no es inocente. Alguien ha muerto en su casa.

[…]

- ¿No está llevando la paranoia un poco lejos?
- Desde Kafka, está demostrado: si no eres paranoico, eres culpable.”

 
 
 
 
Amélie Nothomb. Ordeno y mando. Barcelona: Anagrama, 2010. 153 pág.

8 comentarios:

Miss Migas dijo...

Si no eres paranoico... eres culpable. Me ha encantado.

Me dejas utilizar tus trozos de libros para mis palabrasenpequeñito?


Muuá

Vinilocura dijo...

¡Guau! Me gusta mucho, de hecho lo anoto para ponerlo a la cola, me encantan los diálogos en general (es una etiqueta en mi blog además jajaja) y sobre todo si es así de negro :P

«He visto demasiadas películas como para cometer errores tontos en un crimen.»

Y oye... ¿en serio sacaste los libros de Sabato y Bradbury de la biblioteca? Y no te lo digo porque me sorprenda que seas así de aplicada y con tanta iniciativa, sino porque yo te haya podido recomendar (aunque sea indirectamente) algo; ¡con lo nutridos que son tus blogs!


Pensaba dejarte aquí un par de links, con un podcast y un vídeo sobre Sabato, pero los he añadido al final del post, por si a más gente le interesara :) ¡Allí te esperan!

Muchos besos :D

German Buch dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
German Buch dijo...

…..
Aquella alegre sonrisa forzada. Aquellos labios carnosos que querías arrancarle de la cara.

“Todos los cuerpos de policía del Reina Unido estuvieron buscándome durante casi cinco años sin tener ni puta idea de dónde estaba. Durante todo ese tiempo yo estuve presentando quejas en la comisaría local por vandalismo o por el ruido que hacen los pubs mientras vosotros hacíais lo imposible por ayudarme.”

Era cierto. Mr Confectioner, “Horsey”, el pedante funcionario del Ministerio del Interior, al lado del que nadie quería sentarse en el tren de cercanías matutino entre Aylesbury y Marylebone, les había engatusado a todos. Su imagen era una pura fachada que servía de tapadera a una mente pervertida pero calculadora. Se suponía que su pasión era la fotografía, pero el cuarto oscuro de la planta de arriba de su casa, fuera del alcance de su madre minusválida, era en realidad un laboratorio. Dedicaba todos sus fines de semana y sus vacaciones a planificar sus raptos y asesinatos. Sus verdaderos hobbies eran el secuestro, la violación y la muerte violenta.

……

Lennox toma aire, tragándolo como si lanzara golpes. Ya es hora de desprenderse de todo ello, de empezar a eliminar las hojas negras y el agua encharcada que obstruye su corazón.

(Crimen. Irving Welsh. Editorial Anagrama.)

Vagabundo de la Red dijo...

Tu estas dentro del paraguas
que perdí, de ese lapiz,
el único que tengo.

Las mariposas, siempre son culpables de sus lunares.

La memoria no recuerda de que morimos, alguien tiene que hacerlo por nosotros.

Ramón Arbe dijo...

Todos somos culpables, el miedo se ocupa de nuestro orden, y de vez en cuando nos deja el mando.

Podemos ser médicos, policias o paranoicos, depende de nuestra metamorfosis.

Tambien podemos ser mariposas, si lo soñamos.

Igor dijo...

Nadie soy. Menudo fragmento has seleccionado. Genial.
Y el mundo es y será una porquería, ya lo sé, taritaritará.

Teme a los policías y a los perros. Y al G.H, de paso.
Saludos, a usted que habita en Santa Kemola.

Tesa dijo...

Esta escritora tiene una mente retorcida y un humor corrosivo.

Me gustó más "Estupor y Temblores".

Si no las has leído te la recomiendo.

Soy culpable, lo confieso y obsesiva, pero no paranoíca, pienso que nadie está pendiente de mí, que a nadie le interesa en lo que me ocupo.

Seguro que eso es un trastorno tipificado también.

Un beso, Tara.