lunes, 26 de mayo de 2008

Eurovisión... ¡qué xulo!

Por razones ajenas a mi voluntad, el sábado falté a mi cita anual con el festival de Eurovisión. No así mi asistenta albano-kosovar que, aprovechando mi ausencia, no dudó en invitar a sus amigas rumanas, serbias, albanesas, croatas, bosnias-hercegovinas y demás parentela para ver el espectáculo en mi casa. Pero ya volveremos sobre ella en otro post. Mejor hablemos primero del festival.
Después de pasarme el domingo encerrada en una burbuja para no enterarme de quién había ganado, hoy por la mañana, por fin, lo he visto y, francamente, no entiendo cómo no se les cae la cara de vergüenza a los cuatro países que sustentan el evento: Alemania, Francia, Reino Unido y España. Sólo por la pasta que cuesta mantenerlo, podrían tomárselo más en serio.

Pero, vayamos por partes, ¿qué merece ser comentado exhaustivamente, con profusión de detalles, para que no quede en el más atroz de los olvidos? Yo, modestamente, destacaría lo siguiente:

- El ganador: La maldición de Remedios Amaya quedó sin efecto el otro día pues el representante de Rusia, Dima Bilan, se pasó todo el festival descalzo y acabó ganando. Para los que no gocen de memoria, decidles que este chico ya representó a su país en 2006, acabando segundo detrás de los finlandeses Lordi. En aquella ocasión, su amada aparecía metida en la caja de un piano; dos años más tarde, los malintencionados dicen que la chica era el patinador rubio que lo acompañaba. En realidad, se trataba del campeón olímpico ruso de patinaje sobre hielo. Este último dato aporta más mérito, si cabe, al triunfo de Dima pues estuvo descalzo sobre la pista de hielo sintético que le montaron: ¿os imagináis qué hubiera pasado si las cuchillas de los patines hubieran seccionado las falanges plantares del cantante?

- El presentador: Cuando desaparezca José Luis Uribarri, me gustaría quedarme con el pozo de sabiduría que lo acompaña. No se puede objetar nada a su retransmisión, siempre precisa y bien documentada; pero me gustaría hacer un llamamiento público solicitando alguna moza bien dispuesta para colmarle de parabienes pues se le nota muy, muy, muy falto de cariño. Para que os hagáis una idea de lo urgente del caso:

“ La niña de Armenia… ¡que asome, que asome, que está guapísima!” (cuando pide al regidor que muestre a la cantante de Armenia después de recibir 12 puntos).

“¡Qué felicidad! ¡Con dos rubias así, no me extraña!” (haciendo referencia a las chicas que acompañaban al cantante ruso en la green room).

- Las jacas: Es posible que toda la excitación nerviosa que demostró el amigo Uribarri se deba en su totalidad a las bellezas que pasaron por el escenario de Belgrado. Especial mención merecen las representantes de Ucrania (la más guapa de todas con diferencia), Armenia y Grecia. No le hizo ascos tampoco a la de Polonia, una maciza americana, morena de uva y rubia de pote, que demostró a las claras haber trabajado con Celine Dion. Acabo el repaso con una crítica al gusto masculino del presentador: Charlotte Perelli, la de Suecia. Participó en 1999 y el otro día se presentó con un lifting tan radical que parecía más un travelo que una mujer.

- Francia: No pienso comentar el tema de España, a las imágenes me remito. Prefiero criticar a los franceses que, de tanto como presumen, el otro día demostraron haber perdido también el norte chovinista. Canción Divine, canta Sebastian Téllien. ¿Nos encontramos ante un burdo imitador de Chaplin (qué poca gracia con el globo del mundo), ante un borracho (si es así seguro que canta verdades como puños), o ante un chiste con patas (a mí me recordó a Eugenio, en paz descanse)?. Juzgad vosotros mismos.



- Puestas en escena: Algunos países han elevado como nadie el frikismo europeo. Ahí van algunos ejemplos. Por Croacia actuaron Los reyes de la calle y 75 céntimos, una banda de maduritos socorrida por un yayo haciendo escrachins con una gramola y una bailarina, que tocaba una especie de xilofón colgante, hecho de botellas a medio llenar con tintorro. Por Letonia se presentaron los Pirates of the sea, con timón y bandera pirata en ristre. Los de Azerbaiján trajeron a un ángel y a un demonio: el primero con alas, de las que perdían plumas a cada movimiento; y el segundo, con silla gótica imponente, y perdiendo más aceite que el dos caballos de Sor Citroën. Con Bosnia-Hercegovina, cuatro novias cambiaban el ramo por unas agujas de calceta y los cantantes se dedicaban a tender ropa en un tendedero de juguete. Y acabo con Georgia, que no es que fuera friki en sentido estricto, pero se acercaba: la cantante ciega, con unas gafas panorámicas, parecía sorda por el vaivén de su cuerpo, y el hecho de tapar con una sábana cómo le quitaban el traje sin tirarla al suelo, no arregló el conjunto. Relacionado con el tema, hay que recoger el desafortunado comentario de Uribarri: “Un recuerdo para Serafín Zubiri, nuestro ciego, que estuvo conmigo dos veces en Eurovisión”.

- Puntuaciones: Como es costumbre, los vecinos se votaron entre sí. Y como es habitual también, los emigrantes distorsionaron los votos de algunos países. Para muestra, un botón: os paso las votaciones del jurado español y la lista de los países que votaron por Chiquilicuatre.

¿A quién votó España?

¿Quién votó por España?

12 – Rumanía

12 – Andorra

10 – Armenia

10 – Portugal

8 – Portugal

8 – Grecia

7 – Ucrania

5 – Francia

6 – Noruega

4 – Bélgica

5 – Rusia

4 - Chipre

4 – Islandia

4 – Suiza

3 – Grecia

3 – Turquía

2 – Letonia

1 – Dinamarca

1 - Suecia

1 – Finlandia


1 – Albania


1 – Reino Unido


1 - Armenia


Ante lo expuesto hasta ahora, sólo me resta por decir…
I love Eurovision Song Contest!!

8 comentarios:

ALOMA69 dijo...

Me ha ido muy bien este resumen, sobretodo para quedarme tranquila de que no me perdí nada, este año con lo del Chiquilicuatro ya no me vi capaz de visionar semejante evento.

Cierto, el francés y su coro parecen una copia barata de nuestro querido Eugenio, pobre.

Saludos!

Tara dijo...

Desde que tengo uso de razón veo cada año el festival y, aunque el Chikilicuatre es dolorífico de la muerte, es un compromiso personal no perdérmelo.
Además, como friki que soy, reconozco que me lo paso pipa viendo las canciones de los otros países. Y también me gusta ver el montaje televisivo que organiza el país anfitrión; y, este año, hay que agradecer a Serbia el diseño tanto de los separadores de las canciones participantes como el escenario y la puesta en escena.

Hoy me he enterado que a lo mejor el ganador deja de serlo por cuestiones de plagio. Y no me importaría porque creo que la canción de hace dos años era mejor que la de este, y porque la canción de Ucrania me gusta más.
En fin, ¡que no saldremos de pobres!
Chao.

crusiluz dijo...

Siento decirles que son ustedes UNAS INCULTAS, así, con todas las letras. La canción de Sebastian Tellier fue de lo mejor que se ha escuchado en eurovisión en décadas, tan Pulp, tan Jarvis Cocker... todo y que reconozco que no es muy "eurovisiva" (no entiendo que significa ese adjetivo, yo sólo diferencio entre música buena y mala). Una lástima que le saliera a medias lo del globo de helio. INMENSO

Vista la bazofia que presentaban otros paises con supuestas canciones serias como Alemania (éso es frikismo mal entendido), Suecia (la mujer gato), la Rosinha de Portugal (a vender toallas), el rock viejuno de Finlandia, el ángel bueno vs ángel malo de Azerbaijan, la ciega "mecambioderopahaciendomágia", los piratas diosss!!!!... el chikichiki me pareció muy digno, como mínimo diferente a la invasión de britnispirs y Gutis del H&M. Que hubierais preferido? que fuera Coral? Otra diva gritona con base jausera?
Mis favoritos:
-por calidad musical, Francia habría arrasado sin duda, junto a Bosnia-Herzegovina (llevo su canción en mi mp3 justo despues de Broken Social Scene, igualicos oiga)
-por "eurovisivez": Ucrania, una pena que por segundo año consecutivo se haya quedado en segundo puesto, con lo que me gustó el falso Paco Clavel del año pasado! Islandia también estuvo muy bien, con esa base tecnoventas, tan 2 Unlimited.

Tara dijo...

Crusiluz, te compro la canción de Bosnia-Herzegovina.
Aunque mi favorita era Ucrania de todas, todas: la canción es potente, la moza mola y los bailarines ni te cuento.

Pero Francia jamás!!! El tipo es repulsivo (la mezcla de Moustaki y Eugenio con gafas de sol es insufrible) y la canción no tiene mérito porque lo único que recuerda tu subconsciente son las chicas de bigote y barba postizos, y es lamentable.
Y el globo... uf!!!

Por cierto, para superar el chikichiki, ¿qué tendríamos que enviar el año que viene a Eurovisión? ¿unos perroflautas malavaristas?

crusiluz dijo...

La canción de Tellier es una pedazo de canción pop como una casa. Me reitero en lo de inculta y añado un cateta, que hoy tengo la vena santako subida. Y no lo digo por frikismo.

Superar al chikichiki es fácil: el nivel de humor era bajísimo, de P3, caca culo pedo pis. Mi Josmar habría arrasado, canta y se mueve mucho mejor. Espero que algún día Andorra le de la oportunidad que se merece

ALOMA69 dijo...

Para la próxima edición mi propuesta es ALBERT PLA, tenía también canciones en castellano ¿no? Creo que para dar la nota lo que de verdad se necesita es a un tipo así, como de andar por casa.

Saludos de nuevo!

karmeta dijo...

Yo no vi el festival de Eurovision. Hace años que la decadencia ha hecho mella en el evento, pero me he puesto las pilas con los comentarios de Tara al respecto: Lo mejor de la canción francesafue el coro de las mujeres barbudasque acompañaban al sucedáneo de Eugenio (delirio del frikismo galo). Por cierto: ¿sabéis lo difícil que resulta bailar el Chiki-chiki con lumbago?
Excelentes los comentarios crítico-irónico-mordaces de Crusiluz. Eres el nuevo Uribarri del siglo XXI.

Tara dijo...

Como el año que viene no irá Uribarri a la gala de eurovisión, podríamos organizar por el Myspace un concurso para elegir al presentador que irá a Moscú a explicarnos el ambientazo....

yo propondría a Crusiluz... ¡de Violencia al cielo!